LA GATA COQUETA

LA GATA COQUETA

Deja tus huellas y compartiremos amistad



Mi cariño descansa sobre tu regazo, encontrando la paz y la calma que el alma reclama...



Obsequio La Diosa Minerva

Mi felicitación y cordial agradecimiento para mariluz, autora del blog "Y se hizo la luz" que ha tenido la gentil delicadeza de dicarme una entrada para desearme que tenga un feliz descanso...

Detalles así son los que te conmueven y demuestran hasta dónde puede llegar la magia de la amistad...


Mi querida mariluz;

Con la mano te digo adiós

con los ojos hasta luego

con la boca hasta pronto

y con el corazón te quiero!!


Atte.

María Del Carmen

6/5/14





Hoy es un buen día

para tener un buen día...

Un abrazo de arminño

y un beso de cariño.

Atte.

María Del Carmen

Le doy las gracias tanto a Marta Graciela como Ma Gloria Carreón Zapata por tan delicado detalle, sintiéndome honrada por encontrarme al lado de tan insignes personas, que aman el arte, lo desarrollan y proyectan con mayúsculas, cuando por mí parte no soy poeta, yo solo enebro las palabras con mucho amor para no defraudar ni ser defraudada...Pero un día como el de hoy es y será recordado como un hecho que me ha dejado unas huellas afectivas muy relevantes y significativas!! Un fuerte abrazo para mis dos amigas!! 10/7/2014

****

Marta Graciela Trainini
Cómo poder responder tantas "palabras enhebradas" en el encanto mágico, iluminando el amor que maravillosamente sientes!!! Hoy nos alegramos mutuamente y al escucharte también me emocionó la sorpresa de poder tenerte cerquita aunque sea por un momento dónde me llenó el alma. Gracias por esa alegría generada en la dicha que me das constantemente en cada día que te presentas, con tu distinción y belleza dónde te brindas por dentro y fuera. Reitero ese abrazo que se materializa en cada instante del recuerdo constante, mi querida y linda amiga!!

viernes, 25 de abril de 2008

Mariposa, Viento y Arena


Vivo para soñar, sueño para vivir.

Amanece el día,
reparte su luz el gran dios amarillo,
que me invade y envuelve
para transformarme
en una radiante mariposa,
que viaja paseándose
de flor en flor, aspirando el néctar
y la fragancia, del rocío al amanecer



O transformarme en viento,
para anear los arboles,
y darles la frescura necesaria,
meciéndoles suavemente
cuando se sientan desmayados
por las altas temperaturas
de una estación demasiado cálida.


O en arena,
para ser bañada por espuma de mar,
acompañada por el susurro de las olas
arropándome en el ocaso del día,
sintiendo el poder y la grandeza
de un océano predecible.

Despierto a la realidad,
no estoy soñando
y me embarga una inmensa tristeza,
los sueños acontecidos horas antes
se disipan:
no soy mariposa,
no soy viento,
no soy arena.

Cierro los ojos de nuevo.